“El final de la Fórmula 1 de 2022 una sensación de último día de escuela, sin nada para jugar, ya que Verstappen aseguró una nueva victoria dominante y extendida para la temporada…”

Y esto es en términos generales lo que aprendimos finalizado el Gran Premio de Abu Dhabi:

Sacudiendo el tablero del equipo dominador que inesperadamente comenzó en el último GP de Brasil donde Max Verstappen ratificó otra actuación que ejemplificó su impresionante 2022, Red Bull no tenía las cosas a su manera ya que Sergio Pérez fue derrotado por Charles Leclerc en el segundo escalón del podio y con él, el Sub-Campeonato de la categoría mayor.

En las consecuencias del equipo lo del Gran Premio Brasileño, inevitablemente se extendió a Abu Dhabi, donde Max Verstappen agrió innecesariamente su campaña del 2022 y potencialmente destrozó un armonioso campamento de Red Bull al no ayudar a la compañera de equipo Sergio Pérez en su búsqueda para completar un equipo 1-2 en el campeonato.

En la acera de enfrente; Charles Leclerc pasó de ganar dos de las tres primeras rondas a aferrarse al segundo lugar entre los pilotos por sobre sus problemas y los de Ferrari a lo largo del año.

Pero para el crédito y la comodidad de la Scuderia (que ha sido criticada con tanta frecuencia) Leclerc maximizó su desempeño en Abu Dhabi detrás del líder fugitivo para asegurarle a Maranello, el segundo lugar en los Constructores.

Por el lado de Mercedes; mientras que las alegrías de un 1-2 en Brasil lo salvaron de su primera temporada estéril desde 2011, en términos generales el 2022 ha sido una experiencia humilde para el fabricante alemán y a pesar de algunos logros, en gran medida del W13, no fue el auto esperado.

La palabra de Mercedes es que ha aprendido mucho sus lecciones, pero si pretende cerrar la brecha de desarrollo con Red Bull y Ferrari durante el invierno tendrá mucho que trabajar, lo que será fundamental en sus pretensiones para volver a ser un favorito constante y un luchador por el título.

Y dejando a la FIA para el final; el regreso al Circuito Yas Marina siempre provocará recordatorios al controvertido final del 2021, algo que se convirtió en un punto intrigante para que el mismo Presidente Mohammed Ben Sulayem, diera un discurso de estado a la nación, admitiendo que el informe del órgano rector no llegó lo suficientemente lejos mientras estresaba que su transparencia había mejorado.

Ese sentimiento fue un resumen justo de cómo la FIA y la F1 se han acercado a 2022. Desde el incidente del vehículo de recuperación del GP japonés en el incidente en la pista, hasta la violación del tope de costos políticamente cargada por Red Bull, la FIA ha sido mucho más abierta sobre cómo llegó a sus decisiones y qué cambios se realizarán para mejorar las cosas en el futuro.

Entonces, si bien ha habido mejoras y progresos, con su nuevo proceso para clasificar el orden de calificación en medio de una miríada de sanciones en la grilla, más la promesa de disuasiones más el evitar cambios tácticos en el motor en primer lugar – un paso claro y sensato – hay un largo camino por recorrer antes de que todas las partes puedan tener fe completa tanto en la F1 como en la FIA…